jueves, 6 de enero de 2011

REDACCIÓN: PRINCIPIO DE CAUSALIDAD

Hume se propone realizar una ciencia de la naturaleza humana, basada únicamente en la experiencia.
Diferencia entre dos tipos de conocimiento: la comparación de ideas y las cuestiones de hecho. La comparación de ideas es el ámbito de las matemáticas, de la demostración puramente racional, que no requiere la experiencia. Lo contrario de una proposición demostrada es imposible, es una contradicción. Las cuestiones de hecho es el ámbito de las ciencias empíricas, de la prueba y de los argumentos probables, basados en la experiencia. De una cuestión de hecho se puede siempre concebir lo contrario sin caer en una contradicción. Son estas últimas las que interesan al filósofo.
Todas las cuestiones de hecho se fundan en la relación causal, de ella dependen la validez de los razonamientos empíricos. Hume nos propone un caso concreto de relación de causa y efecto: una bola de billar que golpea a otra y esta se pone en movimiento. De la observación de esta relación sólo podemos descubrir tres circunstancias: contigüidad espacio-temporal, prioridad de la causa y conjunción constante.
El primer problema que plantea Hume es cuál es el fundamento de la inferencia causal. Es decir, por qué cuando observamos la causa adelantamos que el efecto se va a producir. Según Hume, no es la razón la que nos autoriza a realizar esta predicción. Adán, que representa al primer hombre, dotado de inteligencia pero sin experiencia, nunca hubiera podido descubrir, mediante de la razón y la observación de los objetos por separado, los efectos que iban a producir. La relación causal no es una comparación de ideas demostrable por la razón: pues podemos concebir efectos contrarios sin caer en una contradicción. Es una cuestión de hecho, que depende de la experiencia. Pero la experiencia sólo nos da información del pasado, no del futuro. Y la experiencia del pasado solo nos autoriza a afirmar la conjunción constante entre causa y efecto, nada nos dice del futuro. Sin embargo, aplicamos al futuro la experiencia del pasado porque suponemos que la naturaleza es uniforme y creemos que el futuro ha de ser conformable al pasado.
El segundo problema, es en qué se fundamenta este supuesto. No se puede demostrar, porque podemos concebir que el curso de la naturaleza cambie sin caer en una contradicción. Es más, tampoco se puede probar, porque cualquier argumento probable se basa en la suposición de esta uniformidad. Lo damos por hecho sin ninguna prueba. Por tanto este supuesto surge de la costumbre. La experiencia repetida de la conjunción constante entre causa y efecto en el pasado hace que nos surja el supuesto de la uniformidad de la naturaleza. Creemos que esta conjunción se producirá siempre, también en casos futuros. Por lo tanto, el fundamento del supuesto de la uniformidad de la naturaleza no es racional ni empírico, sino que se produce en la mente.
Hume realiza una crítica de la relación causal y de la inferencia inductiva, que están en la base de las ciencias empíricas. Es decir, establecemos leyes universales observando fenómenos particulares causales bajo el supuesto de que la naturaleza es uniforme. Supuesto que sabemos como se origina y cómo funciona pero que va más allá de lo que demuestra la experiencia.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

VOCABULARIO HUME

CAUSA: Razón o motivo. Fenómeno que precede y determina necesariamente a otro. Aquello de lo que depende la existencia de otra cosa llamada efecto, el cual no se produce sin dicha causa.

EFECTO: Consecuencia de una causa. Posterior a ella

PERCEPCIÓN: Cualquier cosa que pueda presentarse a la mente mediante los sentidos, la pasión o el pensamiento. Es decir, a cualquier contenido de consciencia. Se dividen en dos clases: impresiones e ideas.

IMPRESIONES: Percepciones fuertes que se imponen a la mente: pasiones, emociones e imágenes de objetos externos transmitidas por nuestros sentidos. Es decir, impresiones que surgen inmediatamente de la naturaleza humana e impresiones sensoriales producidas a través de los sentidos cuando son estimulados por el mundo exterior. Las impresiones son siempre claras y evidentes, porque o son percibidas directamente por los sentidos o son estados internos naturales.

IDEAS: Son las imágenes débiles de las impresiones en el pensamiento. La distinción entre impresiones e ideas equivale a la que hay entre sentir y pensar. Sentir una pasión o percibir un objeto es una impresión, reflexionar sobre ellas produce una idea. Las impresiones son las percepciones originales y las ideas las derivadas.

RACIONALISMO: Teoría filosófica que afirma que el conocimiento verdadero existe, que hay ideas, que las podemos conocer por la razón de forma inteligible sin apoyo de la experiencia. Defiende el innatismo de las ideas de dos maneras distintas: una es la de que nuestra razón ya lleva un conjunto de ideas cuando nace (visión de Descartes), y la otra es que las ideas existen en un mundo independiente (visión platónica). Para un racionalista sí hay verdad única. El racionalismo es favorable a las matemáticas y a la lógica ya que el método que se utiliza es el deductivo, es decir, se basa en unos axiomas generales o ideas innatas que no demuestra y de ideas generales se llega a ideas más particulares.

EMPIRISIMO: Teoría filosófica que afirma que el único conocimiento es el que formamos a través de la experiencia. Todo lo demás es metafísico. Por tanto, hay que estar en contacto con la experiencia para que el conocimiento penetre por los sentidos. Esto comienza después de nacer. Así se concluye que no hay ideas innatas. Por tanto, como todo el conocimiento deriva de la experiencia y esta nunca es completa ni consistente, la verdad única no puede existir. El empirismo es favorable a la física, ciencias naturales, óptica, astronomía… ya que utilizan el método experimental o inductivo. Así se llegan a ideas más generales a partir de ideas particulares.

DEDUCCIÓN: Forma de razonar que consiste en un proceso que va de lo universal a lo particular, de unas proposiciones generales (premisas) a otras menos generales o concretas (conclusión). De la verdad de las premisas se sigue necesariamente la verdadera conclusión. Ej: todos los hombres son mortales. Sócrates es hombre. Sócrates es mortal.

INNATISMO: Conocimiento no adquirido mediante la experiencia, sino que ya está presente en el nacimiento de las personas.
Hume niega la existencia de ideas innatas. El también empirista Locke ya las había negado. Pero, en realidad, sus afirmaciones son diferentes. Locke con el término “idea” abarca todas las percepciones, todo contenido de conciencia. Para Hume “idea” es una de las dos especies de percepción que abarca también a las impresiones. Es decir, el término “percepción” de Hume es equivalente al de “idea” de Locke. Para Locke no hay ideas innatas porque todas ellas provienen de la experiencia. Para Hume no hay ideas innatas porque todas derivan de las impresiones correspondientes, necesariamente anteriores. Pero las impresiones mismas son innatas en el sentido de que son manifestaciones naturales del ser humano, los datos primitivos de nuestro conocimiento.

martes, 21 de diciembre de 2010

Pecha-kucha Hume parrafo 7-14

video

Texto pecha-kucha Hume

DIAPOSITIVA 1
Hume piensa que nuestras ideas se derivan de nuestras impresiones y que nuestra imaginación puede modificar nuestras ideas, siempre que se mantenga el principio de que toda idea esta precedida de su impresión correspondiente.

DIAPOSITIVA 2
Las impresiones son todas claras y evidentes. Pero cuando es difícil saber la naturaleza y composición de una idea, hay que preguntarse de qué impresión procede, si esta no se encuentra, la idea filosófica habrá que desecharla. Con este método, Hume examinará las ideas de sustancia y esencia.

DIAPOSITIVA 3
Los razonamientos correspondientes a cuestiones de hecho se fundan en la relación de causa y efecto. Por tanto, hay que entender la idea de causa para comprender estos razonamientos, y para esto hemos de buscar a nuestro alrededor para encontrar algo que sea la causa de otra cosa.

DIAPOSITIVA 4
Hay tres circunstancias que se requieren para todas las causas: la proximidad en tiempo y lugar; como la causa es anterior al efecto, otra es la prioridad en tiempo; y otra la de una conjunción constante entre la causa y el efecto. Todo objeto similar a la causa, produce un objeto similar al efecto.

DIAPOSITIVA 5
Se quiere ver el fundamento de por qué concluimos que cuando observamos la causa o el efecto, la otra ha existido o existirá. Todos los razonamientos se basan en la causa y efecto de unos hechos, a excepción de la geometría y la aritmética. Por tanto, la validez de la mente, depende de esta inferencia.

DIAPOSITIVA 6
No hacemos la deducción por la razón. Adán, sin experiencia, nunca hubiera podido descubrir, mediante la razón y la observación de los objetos, los efectos que producirían, ya que ninguna deducción equivale a una demostración. Todo lo que concebimos es posible, y si se demuestra, lo contrario es imposible.

DIAPOSITIVA 7
La deducción de la causa y efecto depende de la experiencia. Por tanto, para hacer la inferencia, Adán hubiese necesitado observar repetidamente la relación entre una causa y su efecto. A partir de esa experiencia se anticiparía al efecto al observar la causa.

DIAPOSITIVA 8
Todos los razonamientos relativos a la causa y el efecto se fundan en la experiencia, y todos los que parten de la experiencia, en la suposición de que el curso natural siempre será el mismo. Por tanto causas similares, en circunstancias similares, producirán siempre efectos similares.

DIAPOSITIVA 9
Adán no podría demostrar que el curso de la naturaleza es siempre el mismo y que el futuro es formado por los actos del pasado. Nunca se puede demostrar que algo posible sea falso. Por tanto también es posible que el curso de la naturaleza pueda cambiar.

DIAPOSITIVA 10
Adán tampoco podría demostrarlo mediante argumentos probables. Como los argumentos probables se basan en que esta conformidad entre pasado y futuro existe, nunca se pueden demostrar. Esta conformidad es una cuestión de hecho, y para ser probada ha de hacerse mediante la experiencia.

Hume - Resumen "COMPENDIO DE UN TRATADO DE LA NATURALEZA HUMANA" (párrafos 5-6)

En primer lugar, Hume aclara en el texto diversos términos. Define como percepción cualquier cosa que proceda de la mente, ya sea de los sentidos o del pensamiento. Distingue dos clases de percepciones: impresiones e ideas.
Las percepciones originales, también llamadas impresiones son lo que nuestros sentidos perciben o las pasiones que sentimos. Y la percepción cuando nuestra mente reflexiona sobre estas es aquello que llamamos idea, esta última es más débil que cualquier impresión. Hay una correspondencia entre impresión e idea, y sentir y pensar respectivamente.
A partir de esto, formula los dos principios de la naturaleza humana: Por un lado, que todas nuestras ideas derivan de nuestras impresiones, y por otro, que nuestra imaginación tiene el poder de modificar todas las ideas sin haberlas contemplado en nuestra mente, es decir no hay ideas innatas. Afirmación que también hizo Locke pero que, en realidad, no tiene el mismo significado.
Locke, con el término “idea” engloba todas las percepciones, todo contenido de conciencia. Para Hume “idea” es una de las dos maneras de definir el término “percepción”. Es decir, el término “percepción” de Hume es equivalente al de “idea” de Locke. Hume afirma que no hay ideas innatas pero defiende el innatismo de todas nuestras impresiones y que nuestras pasiones surgen de la naturaleza.
Hume considera, al igual que Locke, que las impresiones son introducidas en la mente sin ninguna mediación, las pasiones son “un genero de instintos naturales” que solo derivan de la constitución original de la mente humana.